EL CANTO DIFÓNICO

Pocas técnicas musicales nos resultan tan fascinantes y misteriosas como el canto difónico. Aunque generalmente lo asociamos con las culturas de Asia Central, en este artículo vamos a descubrir que el canto difónico está presente en tradiciones musicales de los cinco continentes.

Canto Difónico, ¿qué queremos decir cuando hablamos de Canto Difónico? Quizás su término en inglés, "throat singing" sea mucho más clarificador. Canto de Garganta. Podemos definirlo, musicalmente, como un conjunto de técnicas, que difieren según las regiones del mundo, que hacen que un sólo intérprete sea capaz de cantar varias notas a la vez. Esto se consigue modulando y modificando las resonancias que se forman dentro del aparato vocal del cantante, en la faringe y en su cavidad bucal, incluso en los labios, y modificando también la presión del aire para conseguir liberar una serie de armónicos que son los que provocan esta polifonía individual.

Esto parece muy enrevesado, ¿verdad? Lo es, realmente lo es; es una técnica difícil. Pero no es ni mucho menos mágica, ni imposible, ni uno necesita ser familia de Genghis Khan para hacerlo. Cualquier humano medio lo puede conseguir, con suficiente práctica. Esto no va a ser un tutorial de canto difónico, pero simplemente vamos a mencionar que en los estudios de Cosi y Tisato, que quizás sean los de más peso en todo lo que se refiere al apartado técnico del canto difónico se separan las técnicas de producción del sonido en dos: el método de cavidad única o el de dos cavidades.

En el método de cavidad única, la lengua no se mueve y se queda plana sin tocar el paladar. La voz, es como si fuese un tubo continuo que sube desde la faringe. Y la selección del armónico que se quiere utilizar se obtiene por la apertura de la boca y la presión de los labios.

En el método de dos cavidades, es la lengua la que se mueve y lo que hace al moverse es dividir en dos la voz. Se crean, digamos, como dos resonadores, cada uno sintonizado a una resonancia concreta. Y es precisamente este segundo método el que ha hecho más famoso el canto Tuvano, que es quizás el canto difónico más famoso del mundo, el de los mongoles. La República de Tuva, es territorio ruso, y límita al sur con Mongolia y ahí es de donde proceden casi todos los grandes cantantes de canto difónico de la actualidad, y de ahí es el famoso Khomeii

El Khomeii es el estilo principal de canto tuvano. Y en él, la selección del armónico se hace moviento la punta de la lengua hacia delante o hacia atrás. El otro estilo principal tuvano es el Sygyt, que es el del silbido. En el cual la lengua se queda fija detrás de los incisivos superiores y el cuerpo, la parte gorda de la lengua se eleva para cambiar el armónico. Y algunos pensaban que los mongoles estaban solo ahí para conquistar estepas y pastorear renos, ¿eh?

Una vez que hemos entendido cómo se produce el canto difónico, vamos ahora a comenzar un viaje a través del globo recorriendo algunos de los principales países en los que nos encontramos esta técnica vocal.

Pero es de justicia empezar por los que han popularizado este canto en todo el mundo, que son los tuvanos. Los tuvanos fueron siempre un pueblo nómada. Unas gentes que se pasaban el día entre yurtas, yaks, ovejas, camellos y que tenían, logicamente, una relación muy estrella con la naturaleza. Es por ello, que el origen del canto difónico tuvano era el de imitar, interactuar y mimetizarse con elementos de la naturaleza. Pájaros cantando, arroyos y riachuelos que pasaban, el soplido del viento, o incluso, el gruñido de un enfadado camello. Aunque nos parezca a día de hoy un elemento casi chamánico, que se puede asociar por su sonoridad a cuestiones rituales o místicas, el canto difónico estaba extendido por toda la población. Desde los pastores nómadas, hasta los vaqueros, si es que se les puede llamar así, que iban montados a caballo con el ganado y que normalmente, se acompañaban a sí mismos con algunos instrumentos, ya fuesen de cuerda frotada o de cuerda pulsada.

Como vemos, entonces, el Canto Difónico es la base total de la música tradicional de estos pueblos. Incluso los instrumentos estaban diseñados, en parte, para servir de acompañamiento a estas prácticas vocales. Y como vemos también, estos pueblos desarrollaron, varias formas diferentes de lograr este canto de armónicos. Porque además del Khomei y el Sygyt, controlan varias técnicas más, menos habituales de producir estos cantos. Porque todos estos métodos, incluyen variaciones, que igual no son tan espectaculares, pero que forman parte del folklore propio y que permiten cosas como la que vamos a escuchar a continuación. Este es Enkh Jargal, del grupo top de canto difónico, Huun Huur Tu, al que vamos a ver cómo, utilizando estas técnicas de canto de garganta, va a ser capaz de pasar de ser un bajo profundo a un contra tenor en cuestión de segundos. Todo acompañándose de un Morin Khur, el erhu mongol.

.

Es un buen momento para hablar de otras subtécnicas que se utilizan en el canto tuvano. Vamos a empezar por el Kargyraa, que significa "voz ronca". Nos hacemos una idea ya de cómo es, ¿verdad?

Este es el canto con subarmónicos que tan famoso se ha hecho, y que tanto le gusta a Hoollywood, aunque como vemos, allí no sea más que una técnica vocal secundaria. Un sonido extremadamente bajo, que es el que servía para imitar rugidos. Cosi y Tisato nos explican en sus estudios que este canto se origina en la parte más profunda de la tráquea.

También está el Borbangnadyr, que es digamos, el estilo de lucirse, el estilo de volver loca a toda la peñita de tu yurta. Se ejecutan ágiles trinos, gorgoritos y giros melódicos acrobáticos, que recuerdan a los pájaros.

Por último, el Ezengileer, palabra que significa "estribo", por lo que ya nos imaginamos que tiene que ver con los caballos y es un estilo mucho más rítmico. 

Bueno, hasta ahora hemos escuchado solo hombres. ¿Qué pasa con las mujeres tuvanas? Resulta que durante siglos, la tradición decía que practicar el canto difónico, si eras mujer, te dejaba esteril. Cuánto dinero invertido en ligaduras de trompa y todo lo que había que hacer era irte a Mongolia a cantar...

Poniéndonos serios, esto lo que propició es que las mujeres huyeran de estas prácticas y hay muy pocos casos documentadas de mujeres cantantes.

Sin embargo, y por fortuna, esto está cambiando y cada vez más mujeres están dando el paso y se están adentrando en estas técnicas. Tyva Kyzy, ("Hijas de Tuva") es el primer, y de momento, único grupo destacable de mujeres que usan el Khoomei. Fue fundado en 1988 por Choduraa Tumat y dominan casi todos los estilos del canto tuvano.

Dijimos antes que este canto era en general popular en toda Asia Central, pero de momento sólo hemos hablado de Tuva y de Mongolia. ¿Qué pasa más allá de las estepas mongolas? En las cercanas montañas de Altai, pegadito allí, nos encontramos el Khai, un estilo derivado del Khomei (por no decir que es practicamente lo mismo) pero con algunas peculiaridades locales, y que es también, parte esencial del folklore de estas regiones montañosas. Los “Khaichi”, que así se llaman los cantantes, practican una suerte de mezcla de estilos, entre el Kargyraa y el Khomei, como vamos a escuchar en este ejemplo.

También en el Tibet. En este caso, muy asociado a la música religiosa, y en concreto a los monjes Gelug (los del sombrerito amarillo, los que parece que llevan una cresta enorme en la cabeza). En la escuela Gelug es habitual escuchar cantos religiosos como este increíble canto profundo

Alejándonos todavía más de la zona, encontramos también interesantes cantos difónicos en las montañas de Sulaimán en Pakistán. Con una técnica propia, llamada Baloch, acompañado generalmente de un rubab, una especie de laúd local.

E incluso, antes de marcharnos de Asia, nos encontramos una bonita, pero lamentablemente, extinta representación del canto difónico en Hokaido, Japón. El Rekuhkara, propio del curioso pueblo Ainu, ese grupo étnico de Hokaido que hunde sus raíces en Rusia y en las regiones árticas. Es por eso que el estilo del Rekuhkara, que consiste en que dos mujeres se enfrenten la una a la otra en una especie de duelo difónico, nos sirve para saltar de continente e irnos a América para hablar de dos interesantes géneros árticos.

CANTOS DIFÓNICOS ÁRTICOS 

Dos de las culturas más septentrionales del mundo tienen interesantes cantos difónicos y ambas han sido tratadas en distintos episodios de nuestro podcast.

Por un lado, el Katajaqq de los pueblos inuit. Al igual que el Rekuhkara de Hokaido, es un canto eminentemente femenino y que tenía un componente casi de juego tradicional, pues en origen, se trataba de hacer que la otra mujer se riese. Era un poco como el juego de “el que se ría primero pierde”.

Aún así, hay que hacer varias consideraciones. Primero que es un canto de garganta, pero que no produce dobles notas, como el tuvano. Luego, que en general, no deberíamos hablar solo de Katajaqq, que es el nombre más conocido, pero que solo aplica al canto inuit en una región concreta, en el Norte de Quebec. Hay muchos otros subestilos, como el Pirkusirtuk, de la isla de Baffin, o el Nipaquhiit de Nunavut.

También entre los inuit este canto estuvo a punto de desaparecer, en parte por las prohibiciones de la iglesia católica, aunque en estos últimos años, sobre todo en Canadá, el canto ha resurgido con muchísima fuerza. No así en otras regiones donde habitan los inuit, como Alaska o Groenlandia donde el canto sí que ha desaparecido. La gran estrella de la canción Katajaqq contemporánea es Tanya Tagaq.

Si nos movemos hacia Laponia nos vamos a encontrar con el Yoik (o joik) del pueblo Sami. Un canto que se suele interpretar utilizado del tambor chamánico Sami y que sirve, en muchas ocasiones, como llamada para el ganado o para evocar parajes naturales. 

Otro canto difónico europeo, que también tratamos en el podcast es el Cantu a Tenore de la isla de Cerdeña. Un curiosísimo canto a 4 voces sardo, donde cada uno tenía un rol diferente, se ponían en un círculo muy cerrado y cantaban. De esas cuatro voces, dos de ellas, las dos más graves, llamadas “contra” y “bassu” cantaban utilizando canto de garganta; de hecho, utilizando una técnica muy similar a la del Kargyraa tuvano. Recordamos también, antes de escuchar a los tenores de Villagrande, que desde 2005, el Cantu a Tenore forma parte del Patrimonio Inmaterial de la UNESCO.

EN ÁFRICA

Y en este viaje ya sólo nos queda parar en África y concretamente en el sur del continente: en Sudáfrica. Un país rico en tradiciones y folklore con un montón de grupos étnicos diferentes entre los que se encuentran los Xhosa, un pueblo que vive en el sudeste del país y que tienen entre sus tradiciones vocales el Umngqokolo. Sí. Prueba a decirlo otra vez:

Umngqokolo.

El Umngqokolo se separa en dos vertientes: el Umngqokolo ordinario y el Umngqokolo Ngomgangi. En este caso es una tradición parecida a la de los inuti, al katajaqq, solo la realizan las mujeres, aunque a nivel ténico es más parecido al Kargyraa de los tuvanos. Comparte con la tradición tuvana el hecho de utilizar un registro muy grave, con tonos muy roncos, desde luego muy por debajo del registro normal para una cantante femenina. En este caso, sobre una nota bordón, se vuelven a ejecutar armónicos agudos que la intérprete consigue cambiar alterando la forma de la boca, que también se usa como amplificador de los armónicos.

¿Cuál era la diferencia que antes mencionábamos entre este umngqokolo ordinario y el otro, que ya ni nos apetece volver a pronunciar? Bueno, en el ordinario, la lengua se levanta e igual que vimos con otras técnicas, ayuda a separar la cavidad bucal en dos para que los armónicos transiten por lados diferentes. En el ngomqangi, la lengua permanece abajo, lo que hace que se la boca actúe como amplificador. Por eso, en el ordinario, la melodía de armónicos es débil y está muy en segundo plano y en el ngomqangi se escucha mucho más.

Eso sí, este segundo método es practicamente mítico entre las cantantes Xhosa, ya que, solo se tienen en la actualidad registros de una mujer que sepa hacerlos: Nowayilethi Mbizweni

Más en esta categoría

La Música en la Antigua Roma

La Música en la Antigua Roma

Villancicos del Mundo